BlogLiteraturaNovela negra

10 curiosidades no tan elementales, mi querido Watson

Un día como hoy en el que publico este post, es decir, un 22 de mayo, nació en Escocia el pequeño Arthur Ignatius Conan. Me imagino que con estos datos -una simple fecha y un nombre estrafalario- no sabrías de quién hablo, pero por eso te lo pongo en bandeja en el título: hablo del mismísimo Arthur Conan Doyle, el escritor que se volvió inmortal creando las aventuras del investigador Sherlock Holmes y su compañero el doctor Watson.

Si hay algo que me encanta de este personaje es la fama brutal que ha adquirido a lo largo de los años. Puedes preguntar a cualquier persona que no haya abierto un libro en su vida que, con toda seguridad, sabrá decirte quién es Sherlock Holmes y, sin mucha dificultad, será capaz de imaginarlo con ese extraño gorrito de cuadros en la cabeza y una lupa o una pipa de fumar en la mano.

Esto es porque el personaje, muy peculiar por su excentricidad y frialdad, ha sido sacado de las novelas y relatos de Conan Doyle y llevado a películas y series, de las que hay decenas de versiones de todos los colores y sabores.

Por ejemplo, en los 80 se hizo un anime japonés protagonizado por perros, que en inglés se llamó Sherlock Hound (ocurrente juego de palabras, donde Hound quiere decir “sabueso”):

sherlock hound anime watson dibujos animados blog daniel fuertes

Otro ejemplo que a mí me encanta es la serie Sherlock de la BBC, ambientada en la actualidad y protagonizada por dos genios como son Benedict Cumberbatch (The imitation game, Doctor Strange) y Martin Freeman (The Hobbit, Fargo).

sherlock serie benedict cumberbatch martin freeman blog daniel fuertes

Y qué demonios, si ahora mismo en cartelera hay una película sobre gnomos llamada… ¡¡Sherlock Gnomes!!

sherlock gnomes poster blog daniel fuertes

En fin, igual que hice en su día con Victor Hugo, aprovecho la efeméride (¡felicidades Arthur!) para escribir sobre su persona y su obra. Esta vez, a través de una tanda de diez curiosidades nada elementales… y atención porque la lista acaba por todo lo alto. ¡Vamos a ello!

 

1 El misterio en el nombre del autor

Sir Arthur Conan Doyle, sí. Pero… si los ingleses sólo tienen un apellido, ¿es “Conan Doyle” su apellido completo?

Pues todo apunta a que su nombre de pila era Arthur Ignatius Conan y su apellido Doyle. De hecho, la British Library (algo así como la Biblioteca Nacional del Reino Unido) lo cataloga por la “D” de Doyle.

Lo más curioso es que el creador de este lío fue él mismo, que firmaba sus obras como A. Conan Doyle y, claro, daba lugar a cierta confusión.

 

2 El médico escritor

Arthur Conan Doyle estudió medicina en Edimburgo (ahí fue cuando escribió su primera historia, que no tenía nada que ver con Sherlock Holmes) y montó en Londres una clínica como oftalmólogo. Según dice el mismo en una autobiografía, nadie entró nunca a su clínica… ¡nadie! Pero parece que no le importaba mucho el éxito de su consulta oftalmológica, porque ese tiempo que no dedicaba ni a marketing ni a publicidad ni a pacientes lo dedicaba a escribir sus novelas.

blog daniel fuertes post victor hugo pluma escribiendo papel tinta

 

3 La producción todoterreno

Y claro, tanto tiempo escribiendo se nota: su bibliografía cuenta con más de veinte obras de ficción, libros de historia sobre dos guerras, varios títulos de ciencia paranormal, tres libros sobre viajes realizados, un ensayo sobre literatura, algunas obras de teatro, dos tratados de criminología, dos panfletos políticos, tres poemarios, un libro sobre la infancia y una autobiografía. ¡Impresionante!

Y sin embargo, sólo le conocemos por sus obras sobre Sherlock Holmes…

 

4 Los cimientos de Sherlock

Concretamente, sobre Sherlock Holmes escribió 56 relatos y 4 novelas, cuyos títulos son bastante conocidos: Estudio en escarlata, El signo de los cuatro, El sabueso de los Baskerville y El valle del terror.

Primera edición de “El sabueso de los Baskerville”

5 Un autor devorado por su personaje

El éxito de las historias de Sherlock Holmes llegó a agobiar y saturar a Conan Doyle. Se conserva correspondencia con su madre en que le confiesa que quería “matar a Sherlock Holmes, ya que estaba gastando su mente”, a lo que su madre advirtió sabiamente que la gente no se lo tomaría nada bien.

Claro, en aquella época aún no existía George R. R. Martin para hacernos saber lo que es matar a tus personajes queridos.

Finalmente, Conan Doyle mataría a Sherlock en la historia El problema final. Y como las madres siempre tienen razón, el público británico se tomó muy mal la muerte del detective. El autor comenzó a recibir cartas en que le insultaban, le amenazaban y le suplicaban que resucitara a Holmes. Doyle se resistió durante diez largos años, hasta que en la historia La casa vacía hizo reaparecer a Holmes.

Durante ese tiempo llegó a escribir una de las novelas más célebres, El sabueso de los Baskerville, especificando de forma muy clara que cronológicamente había tenido lugar antes de El problema final.

 

6 La sombra de Sherlock es alargada

Al haber aparecido tantos “Sherlocks” a lo largo de más de cien años, se vuelve difícil discernir qué cosas corresponden al original, creado por Arthur Conan Doyle, y qué cosas podrían ser modificaciones o añadidos de adaptaciones posteriores.

Esto ocurre con una de las coletillas más famosas del mundo: “Elemental, (mi) querido Watson”. Aunque Holmes se refire a su amigo en muchas ocasiones como “my dear Watson“, esta frase exacta nunca aparece en las novelas de Doyle. Fue pronunciada en la película de 1939 Las aventuras de Sherlock Holmes y quedó para siempre en el imaginario colectivo.

 

7 Entre gentlemen famosos

El escritor indio Rudyard Kipling, autor de El libro de la selva y premio Nobel de Literatura, invitó a Doyle a una cena de Acción de Gracias en su casa en Estados Unidos. En agradecimiento, durante los días que duró su visita, Doyle le estuvo dando clases de golf. Los caballeros se entendieron tan bien que al año siguiente se volvieron a citar para jugar un partido juntos.

 

8 Todo un caballero colonizador

En la época colonial, Reino Unido y otras potencias europeas se repartían África en colonias. Tras la Guerra de los Bóers (guerra en Sudáfrica entre el Imperio Británico y los colonos holandeses “bóers”) escribió un artículo político donde justificaba la participación del Reino Unido y que fue ampliamente traducido. En opinión del propio Conan Doyle, fue esto lo que provocó que le nombraran caballero, otorgándole el tratamiento de sir.

 

9 Un personaje literario ligeramente cocainómano

Así como suena. Si no has leído las novelas originales de Sherlock Holmes probablemente no lo sepas, puesto que las adaptaciones posteriores que se han hecho de sus aventuras no reflejan este controvertido detalle que “mancilla” al heroico investigador. Concretamente en El signo de los cuatro se narra cómo Sherlock consume cocaína en una “solución al 7%” de forma habitual.

 

10 ¿Puso en práctica sus “conocimientos”?

En la misma época en que Conan Doyle vivía en Londres tuvieron lugar allí los horribles crímenes de Jack el Destripador. La prensa le llamaba Jack por ponerle un nombre, porque nunca se supo a ciencia cierta quién perpetró todos esos asesinatos y a día de hoy aún surgen nuevas teorías sobre la identidad de este criminal sanguinario.

Curiosamente, hace unos años a un grafólogo español le dio por comparar las cartas que se conservan de Conan Doyle con la única carta que se atribuye a Jack el Destripador (una misiva macabra que fue enviada a las autoridades, junto a un riñón humano) y… ¡dice que están escritas por la misma persona!

¿Era el honorable sir Arthur Conan Doyle un asesino y descuartizador de prostitutas en sus ratos libres? Sabemos que en la consulta tenía poquito trabajo, eso es así… Pues es una teoría más a tener en cuenta, algo alocada, pero probablemente nunca llegaremos a saber la verdad…

 

 
¿Has leído algo del Sherlock Holmes original o te han dado ganas de descubrirlo? ¿Recuerdas cómo supiste tú de su existencia?

6 comentarios en “10 curiosidades no tan elementales, mi querido Watson

  1. Estoy en racha…¡¡dos comentarios en un mismo día!! 😛
    Como dices, todos conocemos las historias de Sherlock Holmes pero yo, la verdad, nunca he sentido esa curiosidad de conocer a su autor. Es más, voy a ir hacia arriba otra vez con el ratón para intentar memorizar su nombre y que de aquí en adelante, sonar, me suene..CO-NAN-DO-Y-LE..¡ya!.
    Es sorprendente conocer estas curiosidades sobre la vida de alguien que ha llegado a ser tan “conocido” aunque haya sido a través de sus personajes. “Jartito” estaría CO-NAN-DO-Y-LE de su Sherlock para querer matarle.
    Solo me queda agradecerte estos paseos por la literatura 🙂

  2. Podría añadir a tu selección de curiosidades que el icónico sombrero de cazador (“Deerstalker” o cervadora) no fue descrita nunca por su autor en el libro. Tanto la pipa como el sombrerito fueron añadidos durante la interpretación de la obra en el teatro. En cuanto a la teoría de que Doyle era Jack el destripador, yo no la conocía. De hecho, cuando hice una ruta en Londres sobre Jack the ripper (después de visitar la casa de Sherlock) esta teoría nunca fue mencionada. Pero lo que el guía si mencionó fue que una de las vecinas de la zona donde se produjo unos de los asesinatos del famoso descuartizador dijo que le pareció ver un hombre que llevaba puesta el famoso gorrito “Deerstalker” – ¡Qué curioso!
    Por cierto, recomiendo ese tour totalmente. Según el guía, Jack el destripador fue un médico forense cansado de la corrupción y de la mediocridad de la policía.

    1. ¡Gracias por comentar, Jony! La verdad es que no recordaba el detalle de la pipa y el gorro, ¡muy bien visto! Es impresionante cómo con el paso de las décadas Sherlock Holmes ha ido cogiendo forma con detalles de aquí y de allí. Yo no tengo tanta información de Jack el Destripador, pero si además me dices que posiblemente era un médico… ¡esto ya huele muy feo! :-O

  3. ¡Hola Daniel!
    Nunca he leído nada de Sherlock Holmes y eso que tengo algún libro en casa. Eso sí, la serie de dibujos protagonizada por perros no me la perdía jaja
    Casi todos los puntos sobre las curiosidades no la sabía, la que más me ha sorprendido es la última. Tienes razón en que nunca sabremos la verdad pero cuesta creer que el autor de Sherlock Holmes y Jack el descuartizador sean la misma persona. Gracias por descubrirnos más cosas sobre autores 😊
    ¡Un saludo!

    1. ¡Gracias por comentar, Bea! A mí también me choca la última curiosidad, me dejó loco cuando lo leí… ¿pero quién sabe? Si nunca dieron con el criminal, éste tenía que ser alguien muy frío y calculador… Y no sabemos si el autor y su personaje se parecían mucho. Y yo también soy de los dibus de Sherlock 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *