CreatividadLiteraturaVida

Jugar leyendo, para grandes y pequeños

De la sala al libro

¿Conocéis los “escape books“? ¿Cómo? Eh… Sí, vale, estoy de acuerdo que todos los libros son una forma de escape o evasión de esta realidad insoportable, pero no me refiero a eso. Hablo de un tipo de libro muy concreto que se inspira en las famosas “escape room” o salas de escape. Estas salas nacieron hace una década en Japón (¡cómo no!) y no es de extrañar que haya habido un boom en todo el mundo porque resultan ser un juego increíble y estimulante: te encierran en una habitación y tienes 60 minutos para resolver una serie de acertijos y salir exitoso, interactuando con todos los elementos que pueda haber en la sala.

Aprovechando el tirón de estas salas y el siempre atractivo reto de resolver acertijos, se han empezado a publicar también algunos escape books, donde a través de la trama de una novela se nos van planteando acertijos a resolver para poder avanzar.

escape book librojuego acertijos ivan tapia

Uno de los más conocidos es “El secreto del Club Wanstein” de
Iván Tapia, aunque a mí no me convenció del todo (mi reseña).

Paradójicamente, esto no es más que un salto atrás en el tiempo, porque este tipo de “librojuegos” ya existían hace cuatro décadas, mucho antes que las escape rooms. ¡Si yo mismo jugué de pequeño! ¿O acaso vostros no recordáis aquellos libros de “Elige tu propia aventura” en que tú decidías entre un par de opciones cuál sería el siguiente paso del protagonista?

Mientras vigilas al pie de la escalera, Wendy ahoga un grito y la luz que provenía de su linterna se apaga de repente. “¿Wendy?”, llamas a tu amiga. Pero nadie responde. El silencio es absoluto. ¿Qué haces?
Si decides armarte de valor y subir a buscarla al desván, ve a la página 16.
Si consideras que lo más juicioso es regresar y buscar ayuda, ve a la página 33.

Este tipo de libros correspondían, digamos, a la versión sencilla, porque los había mucho más elaborados: libros con unas reglas adicionales que se convertían prácticamente juegos de rol, en los que tu protagonista poseía unas características determinadas y tenías que lanzar un par de dados ante ciertos eventos para poder elegir en qué página proseguía la historia.

Pero claro, decir escape book suena mucho más moderno y millennial que librojuego, ¿verdad? 😏

juegos de rol libros diversión leer jugar dados

Aquí te explico someramente cuatro grupos de estos libros tan especiales que amenizaron muchas de mis tardes de verano hace veinte años (cortesía de la Biblioteca Pública de Segovia). Quizá alguno te llame la atención lo suficiente como para buscarlo en una librería de rarezas y libros descatalogados (la mayoría ya no se venden) o puede que te den alguna idea de regalo especial para ese sobrinito aficionado a las novelas de fantasía … ¡O quizás, cuando acabes de leer este post, te apetezca crear tu propio librojuego!

 

Del libro a la sala

1) Elige tu propia aventura

El gran clásico. Esta colección de varias decenas de libros, muy característica por sus portadas rojas, fue publicada la editorial Timun Mas a lo largo de la década de los 80. Eran libros muy delgaditos (unas 60 páginas), así que la historia era terriblemente sencilla, lo que no impedía que pudieras disfrutar recorriendo las distintas opciones e incluso cambiando de idea si te encontrabas, de pronto, con un final terrible e inesperado.

portadas de libros elige tu propia aventura librojuegos diversión

Yo recuerdo, por ejemplo, “La tumba de la momia” de Stephanie Spinner. La trama era sencilla: tu tía emprende una aventura para recuperar un medallón embrujado de la tumbra de un faraón y decide que la acompañes… ¿por qué no? Pirámides y jeroglíficos, maldiciones y trampas, serpientes y escorpiones. ¿Qué más puede pedir un niño de menos de 10 años?

Aproximadamente la mitad de los posibles finales eran malos, así que las decisiones no podían tomarse a la ligera.

2) Elige tu propia aventura: ¡Dragones y Mazmorras!

Para un joven aficionado al género fantástico y a la fantasía épica como lo era yo, la colección de Dungeons and Dragons Endless Quest (Dragones y Mazmorra, Aventura sin fin) de Timun Mas era una forma excelente de leer y jugar al mismo tiempo. Se componían de unos viente títulos con unas 150 páginas cada uno (seamos conscientes de que al existir distintos itinerarios posibles, la lectura en realidad era mucho menor de esas 150 páginas).

Enfocados para un público no tan infantil sino más bien adolescente (se hablaba sin tapujos de combates que, inevitablemente, se saldaban con muertes), eran historias independientes y seguían la mecánica de “Elige tu propia aventura”, sólo que aquí las temáticas siempre eran de fantasía: guerreros y magos, elfos y orcos, trasgos y enanos.

las cavernas del terror libro dragones mazmorras dungeons dragons

Recuerdo que al final de cada libro había incluso un glosario de las criaturas mágicas que aparecían en su interior, describiendo cómo era cada una. Yo mismo, muy friki a tan tierna edad, empecé a recopilar todas estas descripciones en un cuaderno. ¡Pretendía hacer el “Glosario/Bestiario” definitivo de las criaturas fantásticas!

Buscando por la red he encontrado un sitio web que se molestó en reseñar absolutamente todos los títulos de esta colección: Saco de Dados (@sacodedados)

3) Coge lápiz y papel… y un par de dados.

Ahora empieza lo bueno. Es genial leer una página y al llegar al pie de esta, decidir entre A o B, sí, ¿pero qué sucedería si tú no tuvieras todo el control de la decisión?

Es decir, está muy bien poder elegir entre saltar un abismo o bajar a las mazmorras para buscar un camino alternativo, o decidir si ataco por sorpresa a mis enemigos o si, al contrario, prefiero escabullirme en silencio, pero… ¿y si esta decisión se viera modificara además por mi propia agilidad o mis habilidades de combate?

Caminas por un angosto sendero que atraviesa el bosque. Súbitamente, te das cuenta de que los pájaros han dejado de cantar. Tu cuerpo se pone en tensión inmediatamente, pero antes de que puedas echar mano de tu espada, las copas de los árboles se abren para dejar caer a dos criaturas simiescas con los ojos inyectados en sangre.
¿Serás capaz de reaccionar a tiempo antes de que caigan sobre ti?
Tira los dados. Si el resultado es menor que tu puntuación de Destreza, pasa al 85. Si el resultado es mayor, pasa al 145.

Este principio es el que usaban las colecciones editadas por Altea Junior… ¡y había unas cuántas! Repasando sus diversas portadas he reconocido muchas de ellos de cada una de las distintas series. En mi recuerdo han quedado como grandes libros juveniles y varios de elos fueron reeditados en los años 2000, lo que demuestran que mis antiguas impresiones están bien fundadas:

a) Colección “Brujos y Guerreros”

Empiezo por mi preferida. Era una serie de cuatro libros consecutivos. Y algo que me daba mucha rabia es que en la biblioteca de Segovia faltaba el segundo: Kharé, la ciudad de las mil trampas. ¡Ahhg! Así que tuve que hacer la serie de forma incompleta. Pero me parecieron los más emocionantes de todos. Recuerdo por ejemplo, que en un momento cruzabas una puerta temporal y si tenías mala suerte, te llevaba a una sección de un libro anterior!!

colección libros brujos guerreros steve jackson elige tu propia aventura

b) Colección “Lucha Ficción”

Eran historias eran independientes, que transcurrían en mundos fantásticos diferentes, con argumentos similares a las de D&D, pero con el extra de depender no sólo de tus decisiones sino también de los dados, como en “Brujos y Guerreros”.

librojuego lucha ficcion altea junior steve jackson ciudad perdida

c) Colección “Lobo solitario”

Tú, como protagonista, eras un monje guerrero que vestía de verde. Al igual que “Brujos y Guerreros” podías leer un libro suelto, pero lo suyo era abordar toda la serie, puesto que habían una historia global

librojuego lobo solitario escape book dados

d) Colección “Crónicas cretenses”

En esta trilogía de portadas azules el lector encarna a Alteo, hijo de Egeo rey de Atenas, y hermano del famoso Teseo (el héroe de la mitología griega que entró consiguió acabar con el minotauro del laberinto)

Los tres libros de esta odisea mitológica se dirigían a un público un poco más adulto y también tenían una extensión superior a la habitual en los librojuegos, alcanzando casi las 800 secciones.

librojuego trilogia cronicas cretenses rol teseo minotauro

No sé si se trataba de el universo donde se desarrollaban o de las reglas de juego particulares de estos libros, o quizás era demasiado joven para esta historia, pero recuerdo que la abandoné en el primer libro. Pero es un claro ejemplo de la diversidad que alcanzaba este género.

4) Astérix también quiere jugar

Una de las colecciones de mi infancia, por excelencia, era la de las aventuras de Astérix y Obélix, mi hermano y yo teníamos prácticamente todos los volúmenes publicados, salvo un par de excepciones.

astérix obelix gudurix librojuego alea iacta est

En uno de los álbumes clásicos de Astérix, “Astérix y los normandos” conocen a Gudurix, sobrino del jefe Abraracúrcix. Pues bien, este joven urbanita y alocado, amante de la fiesta, se convierte en el protagonista de dos excelentes librojuegos —“El ídolo de Armorica” y “La cita del jefe”— en el pintoresco universo de los irreductibles galos. ¿No os parece una idea maravillosa?

librojuego asterix alea jacta est galos dados

Por cierto, buscando imágenes para ilustrar este post he descubierto la existencia de la asociación Dédalo: Asociación Española de Librojuegos y Ficción Interactiva (@librojuegos). En su blog se reseñan en detalle absolutamente todos los libros que yo menciono aquí y se proporcionan extensas descripciones de los universos tan ricos en que tiene lugar cada historia. ¡Es impresionante su trabajo de documentación!

¿Vosotros llegásteis a leer algún libro de este estilo? ¿Sabíais de su existencia? Y ahora de adultos, ¿habéis probado alguna sala de escape? ¿Qué tal fue la experiencia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *